Ir al contenido principal

¿UN RECUERDO PARA FERNANDO REBOLLO?

La cruz como símbolo indicativo de una religión, o sus ritos, surge con fuerza al mismo tiempo que el cristianismo va floreciendo. El conocido episodio de LA INVENCIÓN DE LA CRUZ protagonizado por Santa Helena en el siglo IV d.C. (madre del emperador Constantino), fue el punto de inflexión para que la cruz empiece a considerarse como un elemento venerable y sagrado. Se sucedieron desde entonces innumerables estudios y tratados sobre este símbolo, alcanzando su máximo al inicio de la Edad Moderna, protagonizando interesantísimos debates en el Concilio de Trento (1545-1563).

Hasta esa fecha la representación de la cruz ya se había popularizado en todos los niveles sociales, en una mezcla de misticismo, fetichismo y paganismo, que a decir verdad, aún se mantiene. Aparece en la rúbrica de los iletrados, en la marca del pan recién amasado, en pozos, puertas y ventanas; de oro o madera; en la capilla del Rey y en el chozo del pastor, como símbolo de protección contra el maligno más que como alabanza al Señor.

Más allá del cristianismo, la cruz es un signo extendido en todos los lugares y en todos los tiempos, como representación del HOMBRE UNIVERSAL, simbolizando el equilibrio de todos los aspectos del ser, perfectamente organizado y jerarquizado.






Cerca de la charca del Barrueco de Arriba, ya pasado el molino, encontramos esta preciosa cruz de granito, de tipología “conmemoraciones de muerte”, que por su forma parece ser del siglo XIX o principios del XX. Con este tipo de cruz se marcaba el lugar de fallecimiento de alguien por accidente o sobre todo, por algún suceso luctuoso, siempre en el ámbito rural. La encontramos a la vera de una importante vía pecuaria donde se colocaba para que los transeúntes recordaran a la persona fallecida y rezaran un responso por su alma. Estas cruces podían ser simples marcas sobre la roca, o como en este caso, más elaboradas y realizadas por algún cantero, con más o menos habilidad. Se solía grabar el nombre del difunto y la fecha de la muerte. 







En este caso, y con mucha dificultad, sólo me parece leer el nombre, y no encuentro por ningún sitio la fecha. Tras varias visitas, muchas fotos, marcar con tiza y mirar las fotografías con detenimiento, y no sin muchas dudas, quiero identificar el nombre de FERNANDO REBOLLO, concretamente lo que aparece es FRENANDO REBOIO. No sabemos quién fue este señor ni qué fue lo que le pasó, pero hoy quería traer su memoria a la actualidad y aprovechar para darle a la cruz la función para la que alguien la mandó hacer. Muchos de vosotros la habréis visto en algún paseo por Los Barruecos, pero me apetecía mostrárosla para que la próxima vez la miréis AL DETALLE.




P.D. Si alguien puede aportar alguna otra interpretación de la inscripción, será bienvenida.

ACTUALIZACIÓN 22 DE SEPTIEMBRE DE 2016

El llamamiento que hacía para que si alguien sabía más sobre la historia de la cruz me lo comunicara, ha surtido efecto. Se ha puesto en contacto conmigo un vecino de Malpartida y me escribe lo siguiente:

  "Esta cruz pertenece al difunto Fernando Rebollo Dominguez, que murio ahogado en la Charca Barrueco de Arriba y cuyo cuerpo fue extraido en un lamentable estado de conservacion el 29 de Abril de 1871, lo cual hizo aconsejable enterrarle en las inmediaciones de la propia Charca. Asi lo dice su partida de defuncion"

Parece que el misterio ya está resuelto, por lo que sólo queda decir: Fernando Rebollo, descansa en paz.  

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…