Ir al contenido principal

MÁS CONVENTOS DE COLORES


Hace ya muchos meses os enseñaba los restos de la decoración original de La Enfermería de San Antonio, lo que todos conocemos como El Covento de las Jerónimas. Hoy voy a mostraros otro convento cercano en el que podemos descubrir, si miramos AL DETALLE, restos del grabado de una balaustrada en el lucido de su fachada, y que sin lugar a dudas, estaría mucho más policromado originalmente.

La moda de mostrar la piedra en palacios e iglesias es relativamente reciente. Lo habitual era que los muros aparecieran "lucidos", estofados, con esgrafiados normalmente policromados, que representaban elementos arquitectónicos o figuras geométricas. De aquellos "adornos" casi no nos ha llegado nada porque se "limpiaron" las fachadas para mostrar la piedra, cosa que durante siglos fue considerado como signo de pobreza y de casas y barrios humildes.

Si nos fijamos en el Convento de "Las Claras", a la derecha de la espadaña y bajo la celosía por la que se asoman al mundo las hermanas, podemos ver los restos del grabado de una preciosa y enorme balaustrada que ha perdido en su mayor parte el color y que ha resistido a un lucido posterior como se observa en la zona superior. A pesar de su palidez, podemos decir que se encuentra bastante bien conservada esta balaustrada y nos da una idea de cómo eran, o podían ser, las decoraciones de hace siglos. 




¿Os imagináis la ciudad antigua completamente llena de edificios de colores con decoraciones tan llamativa? Seguro que si a alguien se le ocurriera restaurar su casa y rescatar estos colores y decoración no se lo permitirían por ir encontra del entorno, es curioso. Esa imagen de una parte antigua de colores me evoca irremediablemente a las pinturas de Massa Solís, que podrían ser más realistas de lo que nos creemos. Hoy sólo os quería mostrar este DETALLE de nuestro Cáceres e invitaros a imaginarlo con fachadas de vivos colores.

En el siguiente enlace podéis leer el arterior post sobre el tema:


Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…