Ir al contenido principal

EL ROBO DEL SIGLO EN CÁCERES



 Así es como la prensa local de la época calificó al robo del Museo de Bellas Artes de Cáceres, que por aquellos años se situaba en la Casa del Mono. En la madrugada del 21 de mayo de 1979 tres individuos saltaron al interior del museo desde el Callejón de la Monja porque, aunque ahora nos parezca increíble, el edificio no contaba con sistemas de seguridad o vigilante, ni siquiera rejas en todas sus ventanas. En el botín varias piezas de gran valor como varios cálices de oro y planta, un Ángel de la Guarda de marfil filipino del siglo XVII, un óleo sobre cobre conocido como “La Idolatría de Salomón”, anónimo de la escuela italiana del siglo XVII, o una tabla atribuida al taller del “Divino Morales”. 












Pero sobre todas estas joyas destacaba un Jesús Salvador del mismísimo Greco. El cuadro representa media figura de Jesús visto de frente y en actitud de bendecir con la mano derecha y la izquierda apoyada sobre un globo terráqueo cristalino. La cabeza aparece ligeramente girada a la derecha y se enmarca por un halo romboidal. Viste únicamente una túnica rojiza y sobre el hombro izquierdo lleva un manto plegado. Pero… ¿cómo llega este cuadro a Cáceres? Veámoslo Al Detalle.




Este magnífico lienzo, antes de llegar a nuestra ciudad, pasó casi tres siglos en la pequeña localidad de Serradilla, en el Convento de las Angustias Recoletas donde se atesora el famoso Cristo de La Victoria. En este convento a finales del siglo XVII ingresó María de la Fuente Arratia, viuda de D. Pedro Jáuregui, secretario durante muchos años del Rey Felipe IV. Doña María al profesar en el año 1699 entregó todas sus riquezas al convento, entre ellas el cuadro de Jesús Salvador de El Greco. 


En la segunda mitad del pasado siglo, en el convento de las monjas de Serradilla las termitas estaban acabando con una buena parte su patrimonio. Llegaron varios técnicos de Bellas Artes de Madrid para evaluar los daños, y al pasar a la clausura, inmediatamente identificaron al Jesús Salvador. Con la excusa de una verdadera autentificación quisieron llevarse el cuadro con pocas intenciones de que volviera a Serradilla, pero el por entonces alcalde de Cáceres, Alfonso Díaz de Bustamante, intervino para que este cuadro recalara en nuestra ciudad y no se marchara a Madrid. Finalmente se llegó a un acuerdo entre las hermanas del convento y la Diputación, que se quedaría con el cuadro a cambio del arreglo de los retablos y otros desperfectos que sufría el edificio serradillano. Y de esta forma, este precioso Greco llega a nuestra ciudad.


Pero volvamos con el tema del robo. La mañana del 22 de mayo de 1979, cuando los empleados del museo llegaron a sus puestos de trabajo se dieron cuenta de la magnitud de lo sucedido. De inmediato las autoridades comenzaron las investigaciones barajando diversas hipótesis, la más plausible de todas era que se tratara de un encargo de algún coleccionista privado, y que lo robado en ese momento ya estuviera fuera del país. Es cierto que lo robado ya no estaba en la ciudad, pero no en Portugal como se pensaba, sino que estaba en una vieja casa de Torremocha. El golpe lo habían hecho tres jóvenes e inexpertos raterillos comunes y no ladrones de guante blanco que trabajaran por encargo. Luciano C.M. (24 años), Antonio C.B. (20 años) y Juan C.M. (21 años), desconocían que lo que habían robado estaba valorado en más de 100 millones de pesetas de la época (unos 600.000€) y lo vendieron a un perista y anticuario de Madrid llamado Juan Reyes por la ridícula cantidad de 150.000 pesetas. Éste al comprobar la dificultad de “colocar” el material, lo revende a otro anticuario de la capital llamado Antonio Heredia, por 450.000 pesetas. Heredia, con más contactos de posibles compradores, lleva todas las obras a una caja de seguridad del aeropuerto de Barajas antes de sacar el botín de España. Justo en este momento es en el que es atrapado por la policía y es recuperado el cuadro del Greco, la tabla de Morales y el resto de las obras de arte. 



En la foto podemos ver en momento de la presentación en público del material recuperado, donde, además de autoridades policiales, aparecen el Gobernador Civil, Luis García Tafalla y el Delegado de Cultura, Ángel Jiménez Ruíz (muchos de ellos fumando, algo impensable en esta época)







Finalmente, las obras de arte volvieron a la ciudad y hoy se exponen, al menos la mayoría de ellas, en la planta inferior de la Casa de los Caballos. Lo curioso no es que esta rocambolesca historia sea desconocida por la mayoría de los ciudadanos, sino que este museo también lo sea por la mayoría y que la ciudadanía no sepa que entre sus muros esperan a ser contempladas obras del Greco, de Morales, de Miró, de Picasso o Tapies. Así es que os invito a acercaros a disfrutar de este museo, Al Detalle.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…