Ir al contenido principal

¿Y TÚ DE QUIÉN ERES? UNA LÁPIDA ROMANA EN UN LAVADERO DE LANAS



Hace unos días estuve en un pueblo cercano, del que ya os hablaré, y que hasta ahora no había visitado nunca. En una de sus plazas, frente a un precioso palacio semiabandonado, me llamó inmediatamente la atención lo que parecía una estela romana. En cuanto llegué a casa entré en Hispania Epigráfica para localizarla, y no la encontré. El azar hizo que en esa búsqueda me topara con la descripción de una lápida sepulcral en el lavadero de lanas de San Miguel, en Arroyo de la Luz, junto a la Estación Arroyo-Malpartida, y que ya os enseñé hace tiempo. En la descripción señalaba que la piedra estaba en LA ZONA de la fachada.



En cuanto tuve algo de tiempo me subí a la bici y me fui a buscarla. Por cosas de la emoción y de no apuntar la literalidad de la cita, me puse a buscar EN la fachada… y claro, no aparecía. Ésta se encuentra lucida prácticamente en toda su superficie, así es que pensé que estaría oculta porque, además, en la web no aparece ninguna imagen de ella. Empezaba a perder casi todas las esperanzas...







Cansado por el insistente sol de este octubre, me senté en una zona escalonada, a modo de porche, a tomar la merienda y un poco de agua, no me di cuenta de que estaba apoyado sobre ella. Al levantarme, y por las sombras que hacía la luz a esas horas, reparé en las letras y me acordé de la descripción de la web que decía "la ZONA" de la fachada, y no en la fachada. La había tenido delante todo el tiempo, pero esa es la diferencia entre mirar y ver.



La estela, partida y colocada exenta en posición vertical, se encuentra casi tapada por unos juncos churreros (Scirpus holoschoenus), que me indican la presencia de agua subterránea en ese punto. Mientras hacía las fotos aparece un trabajador de la zona que me mira de forma desconfiada. Charlamos brevemente y relaja el tono y me atrevo a preguntarle por la estela, de la que no sabía nada, como yo me temía. Me hice el remolón un rato para marcar las letras con tiza, pero aquel señor no tenía intención de dejarme por allí solo, así es que opté por marcharme dejando atrás a aquél epitafio sin revelar parte de su secreto.




Analizando las fotos sí que se ven algunas letras enmarcadas en un rectángulo rebajado, y debajo de él un símbolo que no logro identificar y que me parece tan interesante o más que lo que queda de inscripción. Según me alejaba del lavadero crecían más mis ganas de volver a él e intentar revelar parte del secreto que este trozo de granito guarda.



En la web dan dos posibles interpretaciones de su inscripción, que no se parecen casi nada la una a la otra, así es que no tardaré en volver, tiza en mano, para aclarar algo el tema.


INTERPRETACIÓN I


- - - - - - / F(ilius) / [---]+A / f(aciendum) c(uravit)



La verdad es que no tengo excesivos elementos que me hagan decantarme por una u otra, pero por lo poco publicado que hay sobre ella me inclinaré (además de por sus dimensiones, forma y características), por la teoría que dice que es un epitafio a Surus.



Seguramente no será una pieza digna de un museo, ni será una joya ni el descubrimiento del año, pero creo que tiene el valor suficiente para que la recordemos Al Detalle.

Comentarios

  1. Estimado Sr. Núñez,
    Hace un par de dia le escribí solicitando permiso para reproducir la foto del epígrafe del lavadero de San Miguel en Hispania Epigraphica Online.
    Al releer su artículo descubro que hay otra inscripción que no ha podido localizar en la base de datos. Si me da más detalles, estaré encantado (y muy interesado) en ayudarle a hacerlo.
    Muchísimas gracias por usar HEpOl y por detallar la riqueza epigráfica de su tierra.

    J.G.-P.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…