Ir al contenido principal

OTRA CRUZ TUMULARIA EN NUESTROS MUROS

"Extermínese enteramente del mundo cristiano la detestable costumbre de los desafíos... Los que entraren en el desafío, y los que se llaman sus padrinos, incurran en la pena de excomunión y de la pérdida de todos sus bienes, y en la de infamia perpetua, y deben ser castigados según los sagrados cánones, como homicidas; y si muriesen en el mismo desafío, carezcan perpetuamente de sepultura eclesiástica".




Como ya os conté, Al Detalle, hace unos meses en la entrada dedicada a la cruz tumularia que se encuentra en la Calle General Ezponza, el Concilio de Trento (1563) pretendió frenar el gran desastre que estaban suponiendo los duelos de espada, no solo en España, sino en gran parte de Europa. Los mejores caballeros y espachines, casi por cualquier razón, se enfrentaban al alba para salvar las deudas de honor que llevaba a una merma considerable de la potencialidad militar de nuestras tropas. Así la iglesia mandó descomulgar a todos los duelistas y sus padrinos. Esto implicaba que no podrían recibir misas ni enterramiento en camposanto. Fue entonces cuando se generalizó el uso de las Cruces Tumularias para recordar el lugar en el que algún caballero había fallecido en el transcurso de un duelo. Así cuando alguien se cruzara en su camino con una de ellas podría recordar su alma y rezar por ella.



Como os decía, hace meses os enseñé la que se encuentra en la Plaza de la Concepción, y gracias a la información de un amigo de este blog que me la descubrió, Fernando Solís, hoy os puedo enseñar otra, que aunque más deteriorada, parece ser una "nueva" Tumularia en nuestros muros. Se ubica en la muralla, en el Adarve de Santa Ana, a pocos metros a la izquierda de la puerta si la miramos de frente. Se encuentra en bastante peor estado, creo que por dos razones fundamentales: el tipo de piedra que la hace más quebradiza, pero fundamentalmente por la ubicación. En la zona en la que se encuentra y a esa altura, el incesante tráfico del adarve ha provocado que haya recibido más de un roce de los vehículos que han convertido la zona en un aparcamiento.

Ahora ya tenemos dos lugares donde contar que en los adarves o arrabales de esta ciudad algún caballero murió al alba tras batirse a un duelo de honor, y que tras ser descomulgado por la iglesia, la familia decidió grabar una Cruz Tumularia para que todos los que la vieran pudieran rezar un responso por el descanso de su alma, como la única forma de lograr la purificación de su espíritu. 




Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

PINTURA RUPESTRE DEL SIGLO XXI EN CÁCERES