Ir al contenido principal

EL POZO DE LAS MATANZAS. APARICIÓN Y MILAGRO DE LA VIRGEN DE LA LUZ


No sé si alguna vez os habéis fijado con detenimiento en el escudo del cercano pueblo de Arroyo de la Luz. En él parece verse a un cristiano venciendo a un "moro" en medio de un campo. A la izquierda aparece un bloque marrón y un par de cruces. Quizá no sea el escudo más bonito del mundo, pero sí tiene el mérito de hablarnos de tradiciones, de leyendas, o incluso de milagros.

Lo curioso es que ese bloque marrón, que parece no tener demasiado sentido, representa un pozo junto al que se desarrolló la historia que ahora os voy a contar. El pozo sigue resistiendo el paso del tiempo. Descubrí su historia y existencia, como suele pasar, de casualidad, y no pude resistirme a montar en mi bici y fotografiarlo, para contaros esta preciosa leyenda, Al Detalle. 


La historia de este pueblo nos llevaría a hablar de lusitanos, romanos, visigodos, musulmanes y cristianos. Ya os he hablado en otras ocasiones de las necrópolis y lagaretas que se distribuyen en las inmediaciones de la ermita de la luz, pero hoy me voy centrar en la reconquista. Sabemos que los cristianos toman esta pequeña localidad el mismo año que la capital, en el 1229. Las crónicas no se ponen de acuerdo si fue el mismo día o unos días antes o después. Lo importante es centrarse en la batalla que en el mes de abril de 1229 se estaba librando en las inmediaciones de lo que ahora conocemos como La Dehesa de la Luz. Las tropas de Alfonso IX de León luchaban con fiereza para expulsar a los infieles de estas tierras. La lucha fue intensa, el número de bajas desproporcionado, y el combate equilibrado. Los cristianos resistían, al igual que sus contrincantes, y aquello parecía que nunca iba a acabar. La noche cayó pero la lucha debía proseguir. Los leoneses sabían que sus enemigos conocían mejor el terreno y la zona, y por eso la noche les era contraria. Todo hacía presagiar una derrota dolorosa. Es entonces cuando una figura femenina se aparece sobre una encina cercana al campo de batalla. La mujer comienza a emitir una luz que alumbra a los creyentes y ciega a los impíos. Así los cristianos pueden ver y vencer a los "moros" que son incapaces de soportar la irradiación de aquella aparición.

Es entonces cuando las tropas del Rey Alfonso conquistan aquellas tierras para la cristiandad. Como agradecimiento comienza a realizarse el culto, en una ermita abandonada ya existente y no muy lejana, a aquella señora de Luz, Nuestra Señora de la Luz.

Y alguien me dirá ¿el pozo qué tiene que ver? Según la leyenda, y apoyado por la toponimia, la batalla se produjo en las inmediaciones del pozo. Tal fue la cantidad de bajas en ambos bandos, que las gentes del lugar comenzaron a llamarlo El Pozo de la Matanza, manteniendo ese nombre en la actualidad, y dándonos una pista sobre la veracidad de una pequeña parte del relato que os acabo de contar. El pozo, como os digo, se sitúa en la Dehesa de la Luz, no muy lejos de la ermita. Abandonado y algo escondido, pero con algunas señalizaciones que permiten localizarlo sin problema. 







Junto al Pozo, dos tumbas antropomorfas que seguramente fueron llevadas ahí para usarlas de abrevaderos, ya que se encuentran exentas. O quién sabe... puede ser que sean testigo de la cruenta batalla y la aparición de la Virgen, y las responsables últimas de las dos cruces del escudo de  Arroyo de la Luz, cuyo origen os he querido contar hoy, Al Detalle. 


Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…