Ir al contenido principal

PINTURAS RUPESTRES DEL SIGLO XXI. CERRO DE AGUAS VIVAS


Afortunadamente lo ha vuelto a hacer. El autor de las pinturas que podemos ver en el Cerro de la Butrera, y que os enseñé ya Al Detalle (enlace del post), ha decido regalarnos de nuevo su arte, su delicadeza a la hora de plasmar las figuras sobre piedra, la sensibilidad de los abrazos que dibuja, la fuerte dulzura de las figuras femeninas cuyas extremidades se pierden en infinitas espirales. Espirales arquetípicas comunes a casi todas las culturas, a casi todas la civilizaciones, y que nos conectan con los ritos atávicos de tierras lejanas. Raúl Popoose nos ofrece de forma generosa su arte, pero además, nos invita a conocer paisajes y vistas poco frecuentadas en los alrededores de la ciudad. Pero su labor no queda ahí: nos invita a explorarnos a nosotros mismos, a mirarnos hacia adentro y buscar  en nosotros las raíces de las que nos nutrimos, de las que crecemos, pero que permanecen ocultas en la tierra de la prisa y la modernidad.












El artista en esta ocasión está ilustrando el Cerro de Aguas Vivas, pudiendo acceder a él desde un camino habilitado y acondicionado que parte de la "Rotonda del Casar"  en la Ronda Norte. Raúl Papoose selecciona lugares sin afecciones arqueológicas, usa pigmentos naturales, en una comunión de rebeldía y respeto al entorno que ha provocado la admiración de prácticamente todos los que hemos podido conocer su obra en las piedras de nuestros campos cercanos.





En esta ocasión tres grandes figuras: una pareja abrazándose como símbolo del amor eterno, una guerrera que defiende la ciudad de Cáceres que divisa a lo lejos, y por último una figura de una mujer que personalmente me inquieta bastante. Las punteaduras y las manos acompañan y enmarcan estas otras representaciones de mayor tamaño.






Desde aquí sólo os quiero invitar a que conozcáis a este artista cacereño y os dejéis sorprender por sus obras que tan generosamente nos regala en los cerros de nuestro Cáceres. 




Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…