Ir al contenido principal

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES


Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.


Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.

Inmediatamente me percaté de un Detalle: una zona de la casa estaba completamente aislada, apartada por todos sus accesos originales del resto de la casa. El único punto de acceso era el hueco abierto en un muro tras derrumbarse. Una chimenea, una alacena, una hornacina o simplemente un muro de ladrillo cerraban toda comunicación con un ala de este precioso caserón… ¿Por qué? ¿Qué había pasado allí?




Ensimismado en estos pensamientos no noté que alguien se aproximaba. Era un señor de avanzada edad con un perro blanco que se me acercaba y que me hizo salir de mis propios pensamientos de manera abrupta. Aquel señor y yo nos saludamos y entablamos una insustancial conversación a la que se sumó otro paseante con otro perro, este más grande y arisco. Era inevitable que pronto saliera el tema del origen del nombre de la casa, y ocurrió esas cosas por las que merece la pena hacer este blog y acercarse a conocer los lugares y preguntar. Entre los dos me contaron una conmovedora historia que ahora quiero compartir, recreada levemente, con vosotros.

En la casa vivía una familia acomodada; un matrimonio con dos hijos mellizos o gemelos, no lo sabían a ciencia cierta. Uno de ellos padecía alguna enfermedad mental que le llevaba a sufrir en ocasiones brotes muy violentos en los que llegó a herir al hermano, aunque no de forma grave. Para protegerle y protegerse, le solían confinar en una zona de la casa cuando se alteraba o no se comportaba de forma razonable. Cuando sufría estos trágicos ataques gritaba y golpeaba a todo lo que tuviera a mano, ventana, puertas y los pocos muebles que le tenían en aquella habitación. Un día tras los estruendos de uno de sus brotes, se hizo un silencio ensordecedor que solo podía interpretar una madre. Ella asustada por lo que se iba a encontrar, abrió la puerta y se lo encontró colgado de una de las vigas que atravesaban la casa de lado a lado. Quieto y calmado después de tanta rabia y tanta ira.






En algunos lugares y épocas era costumbre, debido a la deshonra y vergüenza que un suicidio acarreaba a una familia, tapiar la zona donde había sucedido aquella trágica muerte. Era un intento inútil de ocultar y olvidar algo que estaría siempre entre ellos. Así es que todos los accesos a esa parte de la casa fueron cerrados y tapiados.

Cuando la pena empezaba a sobrellevarse de manera crónica, y el día a día volvía a una calma relativa, algo comenzó a alterar el respetuoso luto de esta familia. En esas habitaciones aisladas, herméticamente cegadas, comenzaron a escucharse unos ruidos insoportables que duraban horas. Por eso decidieron romper una de las entradas para ver si se les había “colado” algún pájaro, algún gato…pero allí no había nada, ni un solo objeto con el que hacer los ruidos que no les dejaban dormir, así es que decidieron volver a sellar aquella entrada. Los golpes eran cada vez más fuertes y frecuentes, convirtiendo la vida de esta familia en un verdadero infierno.




Una fría mañana de febrero, tras una noche especialmente agitada en la que no pudieron dormir más de 10 minutos seguidos, el matrimonio baja a la planta principal tras hacerse un silencio ensordecedor repentinamente, un silencio que solo una madre puede interpretar y al entrar en la estancia principal se encuentran a su otro hijo colgado de la misma viga que atravesaba la casa de lado a lado. En ese momento empiezan los ruidos de nuevo, pero esta vez el doble de fuertes, el doble de violentos, el doble de aterradores. Esa misma mañana, tras retirar el cuerpo de su hijo, recogen los principales enseres, se montan en su carro y abandonan para siempre la que hasta hoy se conoce como La Casa del Miedo.




Comentarios

  1. No creo que sea verdad, aún así me encanta la historia y la casa. Puedes dar la ubicación? Gracias por contarnos estas historias.

    ResponderEliminar
  2. En realidad su nombre viene porque en ella se resguardaban los bandoleros, enfermos y pobres de aquella época que encontraban descanso entre sus muros...

    ResponderEliminar
  3. Con permiso, la comparto en La Colmena
    http://www.lacolmenacultural.com/municipios/101770001

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…