Ir al contenido principal

ERMITA DE SAN JORGE I. EL ENTORNO

Hoy he ido a visitar la zona de los dólmenes de las Hijadillas buscando un tercer dolmen que había creído encontrar en la bibliografía, pero en el terreno no ha habido forma, seguiré buscando otro día. Como estaba cerca no me he podido resistir a visitar el lugar de los alrededores de Cáceres que más me apasiona: la conocida como Ermita de San Jorge. Estaba demorando el momento de mostrárosla, pero ha ocurrido algo inesperado. En la visita de hoy he notado un deterioro enorme de la cúpula de la capilla, cada vez más abierta y más cerca del derrumbe, así es que he considerado lanzar este humilde SOS a lo que creo que es una de las grandes vergüenzas de esta ciudad y esta comunidad. 

Como hay muchas webs que ya hablan de la ermita me he planteado aportar todo lo que pueda sobre ella, aunque sea un poco pesado para el lector, buscar toda la información posible para enseñárosla. Vamos a comenzar por el entorno, la dehesa de Los Mogollones, y el edificio del que dependió desde un principio esta ermita: La torre de los Mogollones. Sorprenderá que no muestre muchas imágenes de la ermita, pero ya daré cuenta detallada de las pinturas. Comencemos visitando esta preciosa y ruinosa torre. 


Se trata de una torre exenta a la que se le fueron añadiendo posteriormente una serie de edificaciones con función agropecuaria. Se supone su construcción en el último cuarto del siglo XV, obra de Diego García de Ulloa, conocido como “El Rico”. Las ménsulas con “bolas” y la repetición de esa tipología de adorno característico de la época de los reyes católicos, los matacanes, así como por la fecha de la muerte del mecenas hacen suponer que la torre se edificó poco antes de 1480. 



Podemos ver sobre la puerta de entrada a la torre el escudo de los Ulloa. Las investigaciones apuntan que formó parte de la dote de Isabel Álvarez de Ulloa que se casó con don Diego Gómez de Torres, pasando el edificio a pertenecer a la familia Torres a principios del siglo XVI. Siendo la dehesa ya de dicha familia es cuando se levanta el edificio original de la ermita, alrededor del año 1520, como aparece en un acto de fundación de mayorazgo de Rodrigo de Ovando donde al hablar de los terrenos que lindan con sus tierras ya se menciona la torre y el edificio original de la ermita como propiedad de  Alonso de Torres que posteriormente emparentará con la familia Quiñones. Actualmente la Torre se encuentra en estado de abandono y con riesgo de derrumbe, siendo adaptadas las instalaciones para el uso agropecuario. 






Podemos ver en el muro que rodea la torre una piedra curiosa que bien pudiera ser un menhir o un ortostato de algún dolmen cercano.



Al oeste de la ermita podemos ver una enorme y ruinosa casa, conocida como la casa de Mudaelpelo, perteneciente a la dehesa del mismo nombre. 






Antes de llegar a dicho edificio podemos ver una pequeña construcción que podría ser de la misma época que la torre en la finca de Las Moscas.


Por último unas imágenes de la torre desde la ermita y de la ermita desde la torre.





Comentarios

  1. Hola. En primer lugar enhorabuena por el blog, lo estoy devorando...

    Con respecto al escudo de los Ulloa situado en la Torre de los Mogollones: el escudo original, el de los Mogollones, fue sustituido por el de mármol de Ulloa en el siglo XX por el Conde de Canilleros, Miguel Muñoz de San Pedro, propietario del Castillo de las Seguras, que es donde se encuentra actualmente el escudo original de los Mogollones.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por la información. Tenía noticias de ello pero no la seguridad. Lo cambiaré.

      Eliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…