Ir al contenido principal

UN PUENTE DOBLEMENTE OLVIDADO

En esta entrada de hoy me va a costar mantener el tono positivo y amable habitual del blog. En los últimos meses en la prensa han salido informaciones sobre la polémica obra que se está realizando en la ribera del Marco, junto al antiguo molino de aceite, para adecuar así el acceso al espacio de creación joven que se ubicará (algún día, de algún año, de algún siglo) en él. El problema está en la presencia de un pequeño puente del siglo XIII, el más antiguo de la ciudad, en la zona de las obras. En un primer proyecto alguna mente lúcida decidió tirarlo para hacer uno nuevo, afortunadamente ADENEX (y algunos arqueólogos) pusieron el grito en el cielo, denunciando lo que se iba a hacer. En ese momento los responsables del ayuntamiento y sus técnicos prometieron que este proyecto se iba a cambiar y que se realizarían dos accesos: uno peatonal por el viejo puente y otro, justo al lado, para el paso de los vehículos. Esto calmó los ánimos y la cosa quedó ahí hasta que se ha visto el verdadero resultado de la obra: el puente medieval ha sido ocultado, empotrado y sepultado bajo una puente de hormigón. De nuevo ADENEX y algunos arqueólogos clamaban en el desierto por este atropello, a lo que las mentes lúcidas del consistorio han contestado que el puente no se ha tocado, en una respuesta demagógica, pueril y casi insultante a la inteligencia de la gente.






Y esta historia me ha hecho reflexionar sobre varios temas, el primero es la ignorancia y casi el desprecio que tenemos los cacereños a nuestro patrimonio, no tanto al intramuros (que también) sino al resto de los fragmentos de nuestro pasado que están olvidados e ignorados por todos nosotros, porque seamos sinceros ¿cuántos cacereños eran conscientes de la existencia y el valor de este puente? Y la segunda idea que me pasa por la cabeza es el poco rigor que hay en las instituciones en el cuidado del patrimonio, porque claro, si yo tengo unos técnicos a mi cargo y les pido un informe, ten por seguro que ese informe me será favorable y luego argumentaré que el informe técnico ha dado el visto bueno a tal obra. Es como poco un sistema viciado y engañoso.








Así es que desde este humilde blog quisiera agradecer a ADENEX y los arqueólogos que han denunciado esto, el que hayan salvado el puente, ya que aunque esté empotrado, han conseguido que no se tire como era la primera idea. Y además pediría a todos los cacereños que defendamos más nuestro patrimonio, nuestra historia y nuestra cultura, no sólo porque a falta de industria podría ser el motor económico de esta ciudad, sino porque es parte de nuestro pasado, de nuestra identidad y de nosotros mismos. 

Comentarios

  1. Uno de los muchos atropellos culturales con los que los cacereños hemos sido castigados; lo peor de todo, es que no será el último y seguiremos tragando.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…