Ir al contenido principal

MOLINO Y PUENTE DEL AGUIJÓN. CÁCERES

Aunque los restos que en esta ocasión os voy a enseñar, se encuentran a pocos kilómetros de Malpartida de Cáceres, se encuentran en el interminable término municipal de la ciudad de Cáceres, a unos 200 metros río abajo, del famoso puente de la Sardina. Se trata de un puente derruido, los restos de una vivienda y un viejo molino en las orillas del río Salor. La única referencia oficial que he encontrado sobre estas ruinas es un inventario de infraestructuras en desuso realizado por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, junto a la Confederación Hidrográfica del Tajo. En él se habla de la existencia de un muro de mampostería de unos 70 metros de longitud y 1,5 metros de alto que se utilizaba para encauzar las aguas del río hacia el molino del Aguijón. Junto a él los vestigios de un puente que fue arrasado por una riada que según me informan amigos que siguen el blog, ocurrió la noche del 6 de noviembre de 1997. Las especies piscícolas de la zona son Squalius alburnoides (calandino), un pez autóctono de la península Ibérica de la familia Cyprinidae, Cobitis paludica (colmilleja), Chondrostoma polylepis (boga), Chondrostoma lemmingii (pardilla), Barbus bocagei (barbo común ibérico) y Barbus comizo (barbo comizo). La vegetación de ribera no es abundante y se limita a la molesta Rubus Ulmifolius (zarza) y a unos pocos ejemplares de Fraxinus angustifolia (fresno de hoja estrecha).









Tanto los restos del puente, el molino y la vivienda carecen de figura alguna de protección. Se encuentran en la finca “El Aguijón” de Cáceres, dedicada fundamentalmente a labor o labradío con encinas de secano (según fuentes catastrales).









El conjunto lo forman los restos del puente de mampostería con bóvedas de ladrillo que no parece ni de muy buena calidad ni muy antiguo y del que sólo vemos parte de alguno de sus ojos y desagües. En la zona más elevada hay una vivienda cúbica que conserva tres estancias en buenas condiciones, con sus bóvedas, hornacinas… aunque la planta superior se ha perdido casi por completo. Y frente a ella, aunque bastante más abajo, encontramos el molino, de planta rectangular, conserva una interesante techumbre hecha a base de ladrillo que permanece casi intacta. La luz que recibe su interior llega desde una pequeñísima ventana que da al río y en él y en su exterior, encontramos varias ruedas de  molino, y aunque algunas están partidas, como suele ser lo normal, una de ellas permanece casi intacta.













He de reconocer que la zona me ha sorprendido por los saltos de agua que presenta, por la erosión en sus esquistos, por la vegetación y el entorno. Estoy deseando repetir la visita cuando las lluvias tengan a bien aparecer y así poder disfrutar de la fuerza de este pequeño río en todo su esplendor. 

Comentarios

  1. El molino del Aguijon, enclavado a la orilla del rio Salor, un desconocido para muchos. mi familia fueron de los ultimos que explotaron ese molino y vivieron en esa vivienda, llegados de Torreorgaz a Malpartida y adoptaron de ese oficio el apodo familiar que todavia seguimos conserbando "LOS MOLINERO"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…