Ir al contenido principal

REDESCUBRIENDO LOS BARRUECOS. EL MOLINO DE FRASCO DÍEZ


Con bastante acierto, entre los ciclistas se dice aquello de "todos los caminos llevan a los Barruecos", porque en realidad, una gran parte de las vías pecuarias que usamos los aficionados la bici llegaban a esta preciosa zona de Malpartida de Cáceres y a sus lavaderos de lanas. Ya os he enseñado el Lavadero de San Miguel, y todos conocemos el ubicado en el actual museo Vostell. Además de estos edificios, las formaciones geológicas, los petroglifos, pinturas rupestres, tumbas tardorromanas o su cientos de cigüeñas, este rincón nos guarda sorpresas que tienen que ver con su pasado más reciente y la arquitectura vernácula. 








Parece metira que a estas alturas siga descubriendo rincones de los Barruecos que hasta ahora habían permanecido ocultos para mi. En esta ocasión os voy a mostrar una pequeña charca y un molino llamado "Molino de Frasco Díez", que se ubica entre el Barrueco de arriba y el de abajo, junto a los caminos más transitados, pero que por los caprichos de la topografía queda oculto tras un pequeño cerro y tras unos imponentes árboles, haciéndose así de rogar a la mirada curiosa de todos los que paseamos o rodamos por allí. 




El molino fue recostruído y/o ampliado en 1902, como puede leerse en la entrada, y se distingue perfectamente esta nueva construcción por la diferencia de materiales que presenta. Lo más actual el ladrillo y el resto en mapostería. Se encuentra  en buen estado y cerrado para evitar destrozos o accidentes. En las inmediaciones restos de edificios que ya apenas asoman entre las zarzas y un sistema de canalización de agua que se limita en la actualidad a conducir el sobrante de la charca en épocas de lluvia. Ésta, algo sedienta aún, nos refleja el cielo y la belleza de este rincón de los Barruecos. La calma, el ruido del viento entre los chopos y el recuerdo de un pasado de trabajo duro, nos acompañan en este pequeño paseo que hoy os invito a hacer.




Comentarios

  1. ¿Está junto a los chopos? Oculto tiene que estar, porque yo no lo he visto nunca... Esta semana voy en bici para allí, y me guiaré por los árboles, si es una buena referencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…