Ir al contenido principal

EL PARQUE DEL PRÍNCIPE DE CÁCERES. UN PASEO ENTRE LA NATURALEZA Y EL ARTE

El pasado 24 de noviembre se celebró en Trujillo el VIII Encuentro de Blogueros de Extremadura, encuentro donde cada año muchos de los autores de blogs de la región nos reunimos para ponernos cara, compartir experiencias y, además, presentar el libro que cada año escribimos entre todos. Este año tiene como temática y título: "Extremadura, naturaleza urbana", profundizando en los difusos límites que en nuestra región existen entre los poblamientos humanos y la plena naturaleza. En esta ocasión he participado en el libro con dos artículos y ahora os presento el primero de ellos, dedicado al Parque del Príncipe de Cáceres, espero que os guste.

EL PARQUE DEL PRÍNCIPE DE CÁCERES
UN PASEO ENTRE LA NATURALEZA Y EL ARTE


Al noreste de la ciudad de Cáceres se sitúa un parque con unas características que lo hacen único en la región. Ocupa un total de 22 hectáreas y en él no solo encontramos un museo al aire libre, una estufa fría con más de 700 especies tropicales, el arboretum más grande de Extremadura, una de las mayores colecciones de Quercus con más de 40 especies, sino que también es el parque urbano donde más especies de aves se pueden observar de toda España.


Todo comienza cuando en el año 1978, lo que se conocía como Instituto de Conservación de la Naturaleza (ICONA), cede al ayuntamiento cacereño unos terrenos de su propiedad. En un primer momento sólo se acondiciona un camino arbolado y comienzan a plantarse otros árboles diseminados por la finca. Este espacio empieza a hacerse cada vez más popular y desde 1984 se acometen las mejoras que llevarán a darle la configuración que tiene actualmente. En ese año se cierra la parte alta del terreno que colinda con la Avenida de Hernán Cortés y en 1990 se construyen varios edificios, como la casa del guarda o el auditorio, hasta que se traslada al parque en 1991 la sede de la Sección de Parques y Jardines del Ayuntamiento, momento en el que este parque comienza a cobrar más fuerza y empieza, además, un gran esmero por convertirlo en un espacio singular como ahora es.



Entre 1991 y 1996 se reconfigura todo el espacio, creándose un gran canal central rodeado por paseos, se construyen 4 grandes fuentes y el estanque de la zona baja. Se le dota también de una estufa fría para albergar en ella una gran colección de especies tropicales llegadas de todas las partes del mundo. Este espacio es parcialmente abandonado y rehabilitado gracias al Plan E, reabriendo sus puertas en marzo de 2011, tras permanecer casi 15 años cerrado. En un total de 500 metros cuadrados podemos ver plantas carnívoras (Dionaea sp., Drosera sp., Nepenthes sp., por ejemplo), plantas acuáticas, otras epífitas o unos enormes helechos arbóreos que son unos verdaderos fósiles vivientes y nos hacen remontarnos al Carbonífero, a finales del Paleozoico (Dicksonia antartica). Abundan las orquídeas, begonias, colios… hasta completar un total de 700 especies llegadas de los cinco continentes, muchas de ellas por donaciones de particulares.  Gracias a un sistema de goteo y nebulización se consigue una humedad constante de un 90% y una temperatura media que permite el óptimo desarrollo de esta impresionante colección de especies tropicales, única en la región y de las pocas que existen en el país.


Junto a la estufa fría existen otros espacios dedicados a los ambientes acuáticos, donde conviven plantas con galápagos, ranas o sapos, y muy cerca varios cactarios, con una enorme colección de cactus, crasas y suculentas que forman una fantástica colección de este tipo de plantas tan especial; y en la gran plaza superior, una rosaleda con más de 50 variedades diferentes de rosales. Pero, además, en una zona más apartada, se han dedicado varias hectáreas al género Quercus, con algo más de 40 especies de robles que son una verdadera lección de botánica y que nos puede ayudar a comprender las adaptaciones geoclimáticas de este género y que ha derivado en esta gran cantidad de especies. Pero estas 40 son solo una pequeña parte de las 1000 especies de árboles y arbustos que pueden contemplarse en estas 22 hectáreas, convirtiéndose este espacio, por lo tanto, en el mayor arboretum de nuestra comunidad. A esto se le suman las más de 40 especies de hongos que crecen en él y que han permitido el desarrollo de actividades como las jornadas micológicas que alberga cada año.




Y si todo esto no fuera poco, gracias a la iniciativa del escultor Pepe Noja, como ya había hecho en otras ciudades, se instaló en el Parque un museo al aire libre de escultura. En 1997 presentó al Ayuntamiento un proyecto inicial que contemplaba la colocación de un total de 120 esculturas que llegarían a la ciudad en tres fases distintas, con un coste de entre 1,5 y 2 millones de pesetas por obra, que en el caso de Cáceres serían “patrocinadas” por distintas empresas. Finalmente, solo llegó para 27 esculturas que en un primer momento se iban a instalar en el Parque del Rodeo, pero que finalmente se exhibieron en el Parque del Príncipe, en una perfecta combinación de autores de diversas generaciones y procedencias, aunque prevaleciendo los artistas españoles e iberoamericanos. Desde un primer momento se pensó en colocarlas a lo largo del paseo central sobre el césped en el tramo situado entre las dos entradas principales del parque. La heterogeneidad de las obras seleccionadas hizo muy complicado crear un discurso museístico con unas directrices claras, por lo que se buscó evaluar los volúmenes y se optó por el contraste y la alternancia para hacer más atractivo el recorrido por las obras expuestas. Se pretendió un equilibrio entre piezas figurativas y abstractas, mezclando las formas geométricas con los juegos de ritmos en los espacios, incluyendo animales y desnudos.  De todas las obras expuestas voy a referirme a un total de seis siguiendo un criterio meramente subjetivo, siendo las obras que más me llaman la atención o interesan de la colección.




Comenzaremos por la obra realizada por el promotor de este museo al aire libre, Pepe Noja, titulada Shiner. Es un nudo de acero inoxidable y con sus curvas, volúmenes y brillos muestra un principio estético que representa la libertad, la solidaridad y el abrazo en la búsqueda incesante de un punto de encuentro. Muy cerca de ella vemos Águila, de Aurelio Teno, realizada en bronce con una pátina que acentúa el contraste entre las texturas y refuerza su expresividad.

Junto a una de las fuentes, y subida a una pequeña grada con tres escalones, vemos a una Mujer con Rulos, creada por Beatriz Kohn y que representa la idea de la monumentalización de lo cotidiano, destacando en el conjunto porque parece estar fuera de contexto, fuera de lugar. Combina dos pátinas de bronce para transmitir la sensación de naturalidad y de frescura buscada por la artista.

Amadeo Gabino está representado en este museo por su obra Argos XII en línea con el trabajo que este autor empezó a desarrollar a finales de la década de los 60 en un proyecto creativo basado en la superposición de planchas metálicas. Argos XII pertenece a usa serie que inicia en 1987 donde predomina la componente vertical y donde los elementos parecen emerger del interior sin adaptarse a los cubos del prisma, rompiendo así dos de las aristas angulares para buscar un mayor dinamismo.

Jorge Seguí hace un irónico alegato en contra de la competitividad en su obra titulada La rebelión de los ciclistas. Las tres figuras no hacen lo que se espera de ellos, en lugar de competir, de luchar por la victoria, circulan abrazados en amigable compañerismo. Destacan en ellos el cráneo dolicocéfalo, la extrema delgadez y las enormes cuencas de los ojos.

El equilibrio dinámico y tensional está representado por la obra de Feliciano Hernández conocida como Tensión cruzada. Este autor desde los años 70 investiga la relación de piezas modulares y su interacción y el equilibrio que se establece entre ellas a través de la tensión ejercida por cables y contrapesos. Esta obra está realizada en acero cortén de color naranja lo que la hace destacar entre el verde del conjunto, mezclando, además, elementos rectos y curvos que se sostienen unos a otros por unos cables, aunque en realidad, al estar expuesta al aire libre, las piezas fueron soldadas por mayor seguridad.

Podemos decir que estas 22 hectáreas situadas a cinco minutos del corazón de Cáceres suponen un lugar para descubrir, para disfrutar, para aprender, y donde podemos observar aves, orquídeas, plantas carnívoras, cactus, hongos y hasta un total de 70 especies de aves, 40 robles y casi mil tipos de árboles distintos. Y si el aspecto natural no fuera poco, las 27 esculturas de afamados y variados autores convierten la experiencia de visitar el Parque del Príncipe, en un paseo entre la naturaleza y arte, y por eso os lo he querido enseñar hoy, Al Detalle.



BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
El museo de escultura al aire libre de Cáceres. Moisés Bazán de Huerta.

http://turismoextremadura.com/  

Comentarios

  1. Muy interesante sin duda, jamás me había parado a sopesar la importancia ecológica y de diversidad de especies de plantas que es nuestro Parque del Príncipe. Siempre me ha llamado la atención este parque que quedaba pegado a mi instituto, ya que cuando me aburría en clase lo único que tenía que hacer era mirar por la ventana y dejar volar mi imaginación por los árboles y el canal. También me parece muy curioso lo que decía mi profesor de latín Jose María Alegre en relación al patrimonio pero que sirve para mi intención: "nos vamos a las grandes ciudades y las capitales europeas a disfrutar de un patrimonio y de unas obras que también podemos ver aquí ya que no valoramos lo que tenemos pues por estar en una capital ya es más importante" y esto es porque, en Lisboa (ciudad donde estoy cursando mis estudios erasmus) está la Fundación Calouste Gulbenkian con un enorme parque con árboles enormes y zonas acuáticas que te hacen desconectar y olvidarte parcialmente (pues los aviones no dejan de pasar) de que estás en una capital europea y cuando los españoles vamos para allá, muchos de ellos, de distintas zonas de España se quejan de que en su ciudad no hay parques de ese tipo y si los hay son muy pequeños y mucho menos culturales (pues el Gulbenkian tiene un anfiteatro al aire libre y uno de los museos de Portugal más importantes) exceptuando siempre a los madrileños y barceloneses con su Parque del Retiro y su Parque Guell del que tan orgullosos se sienten. Muchas veces cuando esto pasa recuerdo nuestro Parque del Príncipe y la verdad que en comparación me siento mucho más orgulloso pues cuando le digo a mis compañeros que en Cáceres, esa ciudad ínfima e insignificante comparado con las grandes metrópolis en las que viven, que también tenemos un parque que junto al de Cánovas o el Rodeo ocupan gran parte de la ciudad y que dos de ellos tienen lagos artificiales, uno también tiene un anfiteatro descubierto además de un museo de arte contemporáneo al aire libre e incluso una estufa fría se quedan muy sorprendidos de ver cómo no hace falta vivir en una gran ciudad para gozar de la naturaleza urbana.

    ResponderEliminar
  2. El 29 de octubre de 2015 subiste "DE LA RIBERA DEL MARCO AL CERRO DEL MILANO".
    Al principio contabas que la parte alta de la solana estaba plagada de quejigos.
    ¿Es verdad? y si es así ¿Cual es su localización exacta?

    ResponderEliminar
  3. Es verdad que hay quejigos en la sierra de la mosca?
    Si es así ¿Cual es su localización?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo... pues hay muchos quejigos, si haces las rutas que recomendé los podrás ver por muchos sitios, e incluso al pie de los caminos, no te será difícil encontrarlos...

      Eliminar
  4. Hola, pues yo he hecho la ruta hoy y lo que he visto son coscojas (q. coccifera) que se pueden confundir con los quejigos ademas de los alcornoques y encinas mas abundantes. Pero gracias por la ruta he conocido las cornicabras que no sabia que existiesen en la sierra de la mosca.¿Conoces mas posibles lugares con quejigo? Yo había pensado en la humbria del cerro del milano lo que pasa es que han cerrado el camino.

    ResponderEliminar
  5. Sabes como llegar al cerro del milano? El camino principal lo han cerrado

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

UN AMULETO ISLÁMICO POR LAS CALLES DE CÁCERES: LA MANO DE FÁTIMA

A todos nos es familiar la imagen de un llamador con forma de mano en casas más o menos antiguas, e incluso en las modernas, pero quizá no seamos consciente del origen y evolución de este símbolo y todo el significado que encierra. Hoy os quiero enseñar, Al Detalle, este curioso elemento que salpica toda nuestra ciudad y que encierra un gran significado profundo y simbólico. Esas aldabas con forma de mano son una evolución de otro símbolo que aún pervive, y que por estas cosas de la globalización, es cada vez más común: La Mano de Fátima. Este icono es la representación de una mano abierta con los dedos juntos y colocada de forma plana. Y aunque a nosotros nos llega como herencia islámica, la imagen y simbolismo de la mano puede encontrarse en el propio origen de la humanidad, no olvidemos las pinturas de manos con dedos “amputados” que en nuestra cueva de Maltravieso representan las pinturas rupestres más antiguas del mundo con una edad de, al menos, 66700 años. Pero también

EL CALLEJÓN DE LOS HUESOS

Cuando uno viaja se encuentra lugares y rincones misteriosos, con leyendas truculentas, fantasmas del pasado, apariciones nocturnas o viejos cementerios que desatan historias muy atractivas para el turismo. Pues aquí en nuestro Cáceres, aunque casi nadie lo conoce, tenemos un callejón cuyos muros están plagados de huesos posiblemente humanos y que pasan inadvertidos a los visitantes. Es cierto que existen por el mundo capillas construidas con huesos, como ocurre con la " Capela dos Ossos " de Évora, no muy lejos de aquí. Hay otras en Austria, en Italia, la República Checa, o en el mismo Cáceres, donde hay una sacristía cuyo suelo está formado por huesos de cordero que ya os enseñaré otro día. Pero en este caso no hablamos de una construcción con huesos, sino que entre los materiales usados para la construcción de un muro aparecen numerosos fragmentos de huesos.  Desde la cuesta de la Compañía, que une la plaza de San Jorge con la de San Mateo, parte un pequeño calle

LA PRIMERA MONTAÑESA: LA VIRGEN QUE NUNCA SE APARECIÓ NI LLEGÓ A DESAPARECER

Esta pasada navidad subí al Santuario de la Montaña a hacer algunas fotos del interior de “la cueva” y de algunas inscripciones muy interesantes que guarda, aprovechando que estaba abierta porque es donde suelen colocar el Belén cada año. Mientras enredaba con la cámara, midiendo luces, buscando encuadres… entraron dos señoras que por lo que hablaban no eran de Cáceres, y tras ellas un señor que resultó ser un CATOVI (de Cáceres de toda la vida). Los tres entablaron una afectuosa primera conversación y el señor comenzó a explicarle a las turistas que en aquella cueva se apareció la Virgen de la Montaña a un pastor y que por eso estaba allí la ermita. Y claro, no pude hacer otra cosa que intervenir y contarles, aunque de forma más resumida, lo mismo que os voy a contar en esta entrada del blog: la Virgen de la Montaña nunca se apareció en la Montaña. Siento si decepciono a mucha gente, pero la historia es lo que nos dice. Pero lo peor llegó cuando a aquel señor le expliqué que